Socorro Eugenia Quijano Villanueva

ÚLTIMA COLUMNA 14 / 07 / 2021

¡LA TRANSFORMACIÓN INTERIOR!

No hay recetas iguales para todos, pero, algo hay en común que nos puede servir a todos ¡La transformación interior! Es, en definitiva, el alfa y la omega de las enseñanzas de Jesús. Metanoete, esa palabra griega del Evangelio, no es solo “Haced penitencia” sino “Transformaos”.

MÁS COLUMNAS

20 / 05 / 2019

Amar la vida

Qué doloroso es darnos cuenta de la inseguridad social que vivimos, estamos en actitud de alerta como si estuviéramos en una selva en una tierra desconocida cuando ya tocamos la luna, marte y el universo se ha vuelto pequeño por la facilidad de las comunicaciones instantáneas.
08 / 05 / 2019

El amor es posible

El amor es posible si tú y yo amamos a los que tenemos enfrente con pequeños detalles concretos. Y para esto, el servicio es indispensable. Servir, ayudar, dar, sostener, acompañar, sonreír y esto con alegría. Qué delicia es vivir con gente que se da a sí misma, se entrega en la vida cotidiana, se adelanta, hace las tareas de la casa y convierte en hogar todo lo que toca. Y esto se llama virtud.
02 / 05 / 2019

Sembrar armonía

Hace un par de meses, Diana Servín, coautora del Protocolo para la atención del bullying, o acoso escolar, lo presentó a la sociedad educativa. En este texto vuelca su experiencia como Maestra de Inglés y Preceptora en el Colegio Yaocalli, en el Sur de la Ciudad de México y sus estudios de Maestría en Asesoramiento Educativo Familiar.
24 / 04 / 2019

Mujeres que hacen la historia: Ana de Zaballa Beascoechea

La personalidad de Ana de Zaballa se define por la sencillez y la alegría. Desde que la conocí hasta nuestro encuentro de este año, no ha cambiado nada, al contrario se ha acentuado más. Su curriculum nos deja ver la madurez de su pensamiento y la importancia de sus investigaciones en el ámbito de la Historia de América, su especialidad.
15 / 04 / 2019

Quiero hablar de Jesús

Vivir la Semana Santa es meterse en las sandalias de Cristo y acompañarle principalmente durante la cuaresma en su ayuno e intensa oración. Ayuno hasta sentir hambre de verdad, ayuno de críticas y murmuración y oración recogida pidiéndole escuchar su voz y seguir sus actitudes. Porque el Jesús que vivió como un carpintero más, que predicó la paz y subió al madero de la Cruz para ser crucificado sin querer huir de la Cruz, del que habla Plinio el joven y Flavio Josefo, es el mismo Jesús que puede vivir en mí, en mi alma en gracia, lavada por su sangre en el sacramento de la Confesión.

Alianzas