Violencia familiar, ¿por qué se da?

22 noviembre, 2023

La violencia familiar es un problema creciente en México, a partir de 2020 aumentó en 28.7 por ciento, y su alza coincidió con los cambios en la dinámica que se presentaron con la llegada de la pandemia, pero los números siguieron elevándose, según se desprende de la compilación de informes que hace el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad (SESNSP).

¿Qué se entiende por violencia familiar?

Se llama violencia familiar al uso de fuerza física, al ejercicio de la agresión verbal, y a la omisión grave de los cuidados básicos que un miembro de la familia realiza contra otro, ambos, el agresor y el agredido deben habitar el mismo domicilio y tener una relación de parentesco. La relación de parentesco puede ser el matrimonio, el concubinato, las parejas de hecho, así como las de parentesco familiar como hijos, padres, suegros, hermanos, primos, tíos y cuñados.

Es común pensar solamente en la violencia familiar que se ejerce del hombre hacia su pareja y/o sus hijos, pero como se ve las formas pueden ser muy variadas. En los últimos años, tristemente, la violencia hacia los adultos mayores también se ha presentado con mayor frecuencia.

No se trata de un fenómeno reciente, se puede rastrear por décadas en los modos de convivencia de muchas familias, se consideraba una forma normal y común en la convivencia de todos los sectores sociales. Aunque ciertamente siempre hubo familias con formas más positivas de relacionarse, pero a la vez, el avance en la educación y en la difusión de lo negativo de estos comportamientos ha permitido visualizarlo más.

¿Por qué se da?

Las razones por las que se da la violencia en un determinado entorno suelen ser muchas. Pero casi todas las explicaciones convergen en que quienes la ejercen crecieron en un ambiente donde la violencia era sino promovida, por lo menos tolerada. Muchos de los que son maltratadores de adultos es porque fueron violentados o fueron testigos de la violencia contra sus madres (principalmente). En otras palabras, es una forma de comportamiento que ha pasado de generación en generación, se habla de que hay un ciclo de violencia.

Ese ciclo de violencia se vive de diferente manera en el caso de las parejas que cuando hay violencia contra otros miembros de la familia. Sin embargo, para avanzar en un proceso de sanación es indispensable romper el ciclo con atención integral que ayude tanto a la víctima directa de la violencia (generalmente la madre) como a los testigos (generalmente los hijos) así como al agresor. Es un proceso complejo pues detrás de esas conductas hay factores sociales, económicos, culturales y hasta religiosos que hay que afrontar para lograr llegar a un cambio profundo.

La complejidad del combate a la violencia familiar requiere muchas veces del apoyo de organizaciones de la sociedad civil que acojan, acompañen y guíen el proceso de sanación a partir de conocimiento y metodologías apropiadas.

Hogar del Niño Desprotegido San Isidro A. C.

Esta institución acoge a menores que han sido abandonados, maltratados, en situación de orfandad o en situación económica precaria para que puedan encontrar el espacio y los medios para desarrollarse saludablemente en lo físico, lo mental, lo emocional y lo moral.

El Hogar se ubica en Autlán, Jalisco, y se mantiene en operación únicamente con los donativos económicos que reciben. En su página ofrecen varias modalidades de cooperación para donar desde ahí, ya sea una aportación única, apadrinando a un menor o pagando el sueldo mensual de una de las personas que trabajan ahí. Las aportaciones también se pueden hacer a una cuenta bancaria. Extienden los recibos deducibles correspondientes.

Fundación JUCONI México, A.C.

Juntos con las niñas y niños (JUCONI) ha hecho de su misión el trabajar “para prevenir y sanar las heridas ocasionadas por la violencia familiar que afecta a niñas, niños, jóvenes y sus familias, quienes viven en condiciones de marginación social y extrema pobreza”.

Sus áreas de incidencia incluyen el programa Juconi que trabaja directamente con los menores, el Instituto JUCONI que plantea el estudio e investigación de esta problemática e Incidencia, que busca trabajar en propuestas políticas, legales y de impacto social para que mejores las prácticas y la atención para que los derechos de los menores sean garantizados efectivamente.

JUCONI invita a participar con ellos siendo voluntario, registrándose como embajador de paz para difundir las soluciones a esta problemática y prevenirla, y, además ofrece varias opciones para cooperar con recursos económicos, las cuales están disponibles en la página de la fundación.

Fuentes:

https://www.hogarsanisidro.org/

https://juconi.org.mx/es/

https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/derecho-comparado/article/view/3595/4336

https://www.excelsior.com.mx/nacional/violencia-familiar-aumenta-287-por-ciento-en-mexico/1584598

(Visited 733 times, 1 visits today)