Un mundo detrás de la lectura

7 junio, 2021
Autora: Sandra Salgado Acevedo

Fotos: Derechos Reservados

Para muchos de nosotros, leer es una situación cotidiana, leemos mensajes, publicaciones en redes sociales, anuncios, etc. Es fácil verse rodeado de palabras en nuestra cotidianidad, estas mismas cobran sentido conforme interactuamos con ellas y de esta manera logramos acceder al mensaje que nos brindan.

Las palabras nos muestran al mundo y es por medio de estas que podemos conocerlo sin necesidad de viajar; podemos descubrir los misterios del universo o aprender de nuestro pasado. Las palabras nos permiten enamorarnos, nos hacen llorar de felicidad o de tristeza, nos presentan personas que jamás pensamos conocer o nos hacen soñar con mundos desconocidos; todo esto, se muestra ante nosotros gracias a las palabras, y aún más importante, gracias a la posibilidad de darle sentido a estas palabras por medio de la lectura.

Leer no solo nos despierta la imaginación, sino que puede mejorar nuestra calidad de vida. Es bien sabido que puede prevenir enfermedades como el Alzheimer, reducir el estrés, ayudarnos a mejorar la concentración, la ortografía, entre muchos otros beneficios. Es sin duda un pasatiempo que nos regresa mucho a cambio de disfrutar una gran historia y un agradable momento. Sin embargo, para muchas personas todos estos beneficios son un privilegio, a los que no todos podemos acceder.

 

Las cifras de lectores en el 2020

Según datos del INEGI, En México, el porcentaje de personas analfabetas de 15 y más años en 2020, equivale a 4,456,431 personas que no saben leer ni escribir.  Aunque en el país la educación básica (preescolar, primaria y secundaria) cada vez llega a más lugares, muchos jóvenes, por diversas razones, no asisten a la escuela y por lo tanto, algunos de ellos no cuentan con estos conocimientos. Cuatro de cada 100 hombres y seis de cada 100 mujeres de 15 años y más, no saben leer ni escribir, siendo el mayor porcentaje de población analfabeta entre las personas de 75 años y más de edad.

Estos datos son preocupantes y dejan ver que aún quedan muchos esfuerzos por hacer para lograr llevar a todas las personas este derecho básico a la educación y la posibilidad de acceder al mundo que se encuentra detrás de la lectura como menciona Gabriel Martínez Navarrete, en su texto la Lectura:

“Todos los hombres tienen el derecho de liberarse de la ignorancia.  Es un deber específico de nuestra época, y principalmente de los cristianos, trabajar, con afán para que, tanto en lo económico como en lo político, tanto a nivel nacional como en el internacional, se tomen decisiones fundamentales para que se reconozca en el mundo entero, y se lleve a la práctica el derecho de todos los hombres y mujeres a la cultura, conforme con la dignidad de la persona, sin distinción de raza, sexo, nación, religión o condición social”.

En México, los ciudadanos tenemos el derecho a este aprendizaje. Sin embargo, son muchas las razones y motivos que hacen que, desde niños, algunos no puedan obtener estas oportunidades y crezcan sin saber leer, o sin poder acceder al capital cultural necesario para seguir nutriendo su interés por la lectura. Para algunos, poder conseguir un libro puede resultar lejano a sus posibilidades, debido al costo elevado de estos, falta de oportunidades o a la escasez de difusión que se tiene sobre bibliotecas y lugares de acceso público.

Aunque son muchas las carencias en este sentido, existen personas que se dedican a llevar posibilidades a los demás. Un ejemplo de esto es Milly Cohen, ella cuenta con una licenciatura y maestría en educación especial, un doctorado con tema de resiliencia y discapacidad; es docente universitaria y una importante promotora de la lectura. Dentro de sus esfuerzos para promover la lectura, se encuentra la instalación de bibliotecas en zonas marginadas de la ciudad y el lograr facilitar el acceso a los libros compartiendo su propio amor por la literatura. Además, ha escrito literatura infantil y posee varios libros publicados.

 

Milly Cohen una cuenta cuentos de altura

Cohen, desde niña, en compañía de sus padres, fue descubriendo el maravilloso mundo de la lectura, lo que poco a poco se fue transformando en amor hacia ésta, y lo que se transformaría, posteriormente, en las ganas de compartir su amor por los libros con los demás.

“Como escritora me maravillo ante la capacidad que tienen los escritores de poder narrarnos su mundo. Me maravillo del vocabulario, de las letras, de la memoria que tienen; por otro lado, me permite identificarme con situaciones que yo misma estoy viviendo y que no sabría explicarlas de otra manera más que como las explican en los libros. Creo que para mí los libros han sido una vía de escape, de pronto en un mundo un poco caótico, el libro viene y te rescata, te ayuda a sonreír, a imaginar, a llenarte de cultura, incluso te permite viajar sin la necesidad de moverte de tu lugar”. Milly Cohen, en entrevista para Somos Hermanos.

Es así como de la mano de sus hermanas y su madre, abrieron su primer biblioteca llamada Brujas, la cual surgió como un lugar en el que los niños de la calle pudiesen encontrar un resguardo, abriendo la posibilidad para desarrollar su imaginación y dándoles un espacio donde encontraran todas las cosas que la calle no podía ofrecerles, entre ellas la confianza.

“Obligar a los niños a leer los mismos textos, pues también los ha llevado a no querer amar los libros y aquí tenían la posibilidad de que ellos nos dijeran que querían leer o que ellos pudieran llevarse los libros. Una cosa muy bonita que sucedió en estas bibliotecas, fue que los niños podían alquilar los libros y llevárselos, y confiábamos en ellos. Alguno se perdió en el camino, pero para ellos era muy importante la confianza de que no tuviéramos ni que apuntar, solo les transmitíamos sutilmente la idea de que se llevaban un tesoro y eran responsables de él; y eso nos recordó que a los niños si les demuestras que confías en ellos, son capaces de ser responsables”. Mencionó, Cohen,

Estas oportunidades les muestran a los niños el gran tesoro que es la lectura, pero también demuestra la belleza de compartir y de confiar. Otro aspecto importante dentro del proceso que nos brinda la lectura, es la capacidad de incluir a los demás en dicho proceso, el poder hablar de lo que estás leyendo, encontrar personas con tus mismos intereses, o incluso encontrar a alguien que piense de manera diferente a nosotros. Leer nos permite generar una opinión y nos da herramientas para poder expresarla a los demás.

Existen muchas formas de expresar estas ideas y lecturas. De igual manera, así como existen varias formas de expresarlas, también hay personas que se apoyan de esta diversidad para poder acceder, en su propio ritmo, a la lectura. Las personas con discapacidad son un ejemplo de esto, ya que ellos acceden a estos materiales de diferentes maneras, sin embargo, la experiencia es la misma. “Cuando confías en ellos y en sus capacidades más que en sus limitantes, te sorprendes de las respuestas que tienen ante la lectura, aunque se tenga que hacer diferente. Hay muchos libros que hablan de personas como ellos y esto les permiten darse cuenta de que son iguales y que pueden hacer cosas. Se trata de incluirlos y no de excluirlos” comentó, Milly Cohen.

 

IBBY México 40 años formando lectores

Leer abre puertas para todos y siempre habrá algún tipo de lectura que se adecúe a nuestras posibilidades, a nuestros gustos, a nuestra condición, etc. Es cuestión de buscar entre las oportunidades que existen. Dentro de la Sociedad Civil, también tienen lugar opciones que nos permiten acercarnos a la lectura, un digno representante de esto es Leer IBBY México, ellos son una asociación civil mexicana sin fines de lucro con 40 años a la vanguardia en la formación de comunidades de lectores en México.

Cuentan con lectura en voz alta, sesiones de narración oral o en Cineclub. También llevan a cabo talleres, cursos y seminarios de creación literaria, ilustración y otros tópicos vinculados con los libros; dichas opciones también se constituyen en oportunidades para conocer, convivir y aprender de escritores e ilustradores de prestigio nacional e internacional. Para ellos es importante ofrecer alternativas variadas que se relacionen directamente con la cultura escrita, para generar estrategias de interacción y poder fomentar el disfrute de la lectura.

Resulta de suma importancia apoyar este tipo de alternativas cuyo objetivo es llevar cultura a más personas. Al igual que exigir al gobierno que continúe los esfuerzos por solventar las carencias que existen en este sector. Como comentó Gabriel Martínez Navarrete:

“Es preciso dar a todos los fondos culturales suficientes, para que cada vez haya menos analfabetos, (…).Para conseguir una meta es preciso que cada persona acepte y lleve a cabo su responsabilidad en este campo y descubra la importancia de la literatura; que tiende a manifestar la manera de ser propia del hombre, sus problemas y su experiencia en el intento de conocerse a sí mismo y al mundo, y esclarezca  su situación en la historia y para dar sentido  a sus dolores y  alegrías, esbozando  así un mejor porvenir del hombre.  “Cuando leo un libro, ya sea fatuo o sabio, parece que estuviera vivo y me hablara”  (Jonathan Swuift)”

 

Milly Cohen- Correo: Seminarioconoser@gmail.com Facebook: Seminario Conoser

 Leer IBBY México- Facebook: IBBY México    Página Web: http://www.ibbymexico.org.mx/

Gabriel Martínez Navarrete. Correo electrónico: gmartineznavarrete@hotmail.com

(Visited 46 times, 1 visits today)