Recorrer el mundo en una silla de ruedas… ¿es posible?

5 abril, 2021
Autora: Joselin Pérez González

Fotos: Mónica Montoya

Mónica Montoya es una mujer con discapacidad motriz que ha recorrido muchas partes del mundo sentada en una silla de ruedas. Cuando era niña le detectaron encondromatosis múltiple, una enfermedad que provoca un desnivel en la longitud de las piernas y tumores en los huesos de esa zona, pero nada fue más grande que sus sueños.

Aunque cuando era niña le intentaron alargar una extremidad con una cirugía, esto no funcionó, por lo que a los 8 años de edad le amputaron una pierna, pues corría el riesgo de que la enfermedad se recorriera a la cadera. La recuperación fue larga, no obstante, los dolores se fueron.

Durante una charla vía Facebook Live de la Semana por la Inclusión y la Discapacidad de la Universidad Anáhuac, la docente compartió que a los 11 años de edad le fue amputada la segunda pierna, momento en que se supo una persona con discapacidad (PcD).

Mónica Montoya comentó que su madre y su padre han sido su más grande apoyo. Su mamá la llevaba al médico cargándola con una mano y sujetando su silla de ruedas en otra. Su papá, mientras tanto, construía rampas para agilizar sus movimientos con la silla en donde quiere que fuera necesario.

“La forma en la que la inclusión se ha presentado en mi vida desde que nací hasta hoy ha sido (a través de) mis padres y mi familia, que ellos buscaron eliminar el mayor número de barreras para que yo pudiese estudiar y ser independiente”, dijo.

 

Inicia la aventura

Al terminar la licenciatura, narró la joven, comenzó a buscar oportunidades para poder viajar. Hong Kong fue una de sus primeras paradas.

“Ahí fue a primera vez que me subí a un Metro yo sola, recuerdo que estaba en el hotel y dije: ‘voy a salir y voy a conocer al Gran Buda’ (…) Entonces salí, me envalentoné (…) posteriormente, tomé un teleférico (…) Poco a poco descubrí que me encantaba la sensación de ponerme un reto y lograrlo”.

La profesora hizo hincapié en el que los medios de transporte accesibles son sumamente importantes para la inclusión y buen desarrollo de las personas con discapacidad, y mostró un video donde sube y baja de un autobús en Viena, donde estos vehículos tienen rampas especiales para sillas de ruedas.

“No saben lo feliz y la satisfacción que fue encontrarme en los viajes con la posibilidad (de tener transporte inclusivo). El utilizarlo ha sido una de las vivencias más plenas que he tenido, ahora imagínate esto para ir a trabajar, para hacer mi día como cualquier otra persona, y no solo para mí, sino todas las demás personas que ocupan silla de ruedas, las personas adultas. Todos en algún momento de nuestra vida, o en la mayoría, vamos a padecer una discapacidad, ya sea temporal o permanente”.

La joven aclaró que, aunque son importantes, las rampas y el transporte público incluyente no son la solución a los obstáculos que se les presentan todos los días a las PcD, ya que es necesario, por ejemplo, que haya más intérpretes de lengua de señas y que todas las personas pongan de su parte para integrar a los demás.

“No dejemos que nuestras niñas y niños con discapacidad se acostumbren a que la discapacidad los va a limitar, que los apoyemos a desarrollarse como cualquier otra persona, no como alguien excepcional”.

Mónica Montoya comparte mensualmente videos de sus viajes a través del canal de YouTube de Alan x el Mundo. El próximo será sobre el arte callejero en Viena.

(Visited 28 times, 1 visits today)