ansiedad y estrés

El hambre emocional, afecta cada día a personas con ansiedad y estrés

29 mayo, 2020

Por: Iván Luna Jiménez

Fotografía: Hospital Privado Universitario de Cordoba

ansiedad y estrés

¿Alguna vez ha sentido la necesidad de comer a pesar de no tener hambre? Esto es muy común en los seres humanos. Se vuelve un mal hábito que cada vez ataca a más personas en todo el mundo. Las consecuencias de este problema pueden ser trágicas y aquí lo mencionaremos. Hablaremos y explicaremos qué es el hambre emocional.

Este problema alimenticio llamado “hambre emocional” es la necesidad urgente que surge en la mente de cualquier persona obligándolo a satisfacer esa necesidad y comer sin tener hambre. Según los especialistas de la salud, el hambre emocional es un tipo de ansiedad que se manifiesta cuando tenemos ciertos problemas personales y no sabemos cómo gestionarlos.

El hambre emocional es un problema que ataca cada vez más a las personas que sufren algún tipo de ansiedad, problema mental, o que viven en constante estrés. Este mal hábito es común en ciudades con gran afluencia, porque afecta el estrés laboral, la aglomeración de gente en lugares públicos, el estrés sonoro, la inseguridad en las calles, entre otros aspectos.

¿Influyen las emociones?

Prácticamente todas las emociones que tenemos sean alegres o tristes, pueden hacernos caer en el mal hábito de comer para satisfacernos, a pesar de no presentar hambre.

Según el Hospital Privado Universitario de Córdoba, el mismo acto de comer activa ciertas áreas del cerebro vinculadas con el placer o la aversión, por lo que no solo preferimos algunos alimentos, sino que también podemos rechazar otros. Esto es el efecto que el alimento tiene en nosotros, en nuestro estado de ánimo, en nuestra situación de placer y tiene que ver principalmente con la liberación de algunos neurotransmisores.

También sucede que ciertas emociones nos provocan o despiertan la búsqueda de alimentos. Cuando esto pasa no buscamos cualquier cosa, sino que generalmente vamos hacia alimentos con los que ya tenemos algún tipo de aprendizaje de experiencias previas. Esta búsqueda se encuentra vinculada a lo afectivo, a una situación particular en la que comí lo que ahora deseo o simplemente puede deberse a que los alimentos compuestos por grasas e hidratos de carbono activan el área del cerebro llamado “centro de recompensa”.

Las características de este trastorno pueden ser muchas, pero las principales son las siguientes:

  • Necesidad de comer, aunque no se presente hambre fisiológica
  • Sentimiento de culpa
  • Comer para sentirse “mejor”
  • Comer sin control en horas de sueño

¿Cómo se controla el hambre emocional?

Detectar y aceptar que este problema nos está desencadenando algunas otras molestias mentales y físicas, como la depresión constante o subir de peso, es el primer paso. Una vez que se detecta, lo siguiente es acudir a un profesional de la salud para que nos ayude a tratar el hambre emocional.

Para detectar este problema es importante reconocer que existen dos tipos de hambre:

  • Hambre fisiológica: cuando la búsqueda apunta a cubrir necesidades energéticas del organismo.
  • Hambre emocional: el inicio de búsqueda de alimento está originado puramente a partir de un estado emocional.

Los especialistas nos dicen que, para tratar al hambre emocional, es importante e indispensable seguir un menú diario de comidas hecho por un nutriólogo. Pero también nos dicen que es importante consumir alimentos saciantes que mantengan satisfecha a nuestra mente. Además, evitar los alimentos altos en azucares nos ayudara mucho, debido a que estos alimentos solo nos alteran y aumentan el grado de ansiedad en el cuerpo humano.

Finalmente, para complementar lo anterior, recomiendan hacer ejercicio constantemente para que nuestro cuerpo haga su funcionamiento real y nuestra mente se enfoque en otros aspectos y no necesariamente en un cuadro de ansiedad.

En esta época, en la que debemos estar resguardados en casa, es cuando más estamos propensos a sufrir un trastorno como este debido a que el encierro provoca que nuestra mente trabaje diferente a su rutina diaria. Es importante detectar si sufrimos del hambre emocional, y si es así acudir a un especialista antes de que el problema desencadene otra serie de dificultades para nuestro cuerpo.

 

Hospital Privado Universitario de Cordoba. Página web: https://hospitalprivado.com.ar/ Facebook: @hospitalprivadocba

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 55 times, 1 visits today)