El cine una herramienta de retrato social

5 enero, 2024

El cine es un medio audiovisual que comúnmente se concibe como un vehículo de entretenimiento, distracción y hasta evasión de la realidad. Sin demeritar estas intenciones, el séptimo arte también es una herramienta de retrato social.

 

En este espacio de oportunidad Fundación Todo por el Cine AC aprovecha los medios audiovisuales como una herramienta de diálogo entre distintos actores de la sociedad. A través de proyecciones de cine se conjuntan habilidades para el uso del video participativo.

 

Dentro de esta asociación buscan generar procesos de autorreflexión entorno a temas sociales y medio ambientales. Dotar de voz a grupos de personas y comunidades marginadas representa un valor fundamental en Todo por el Cine AC, para que con la ayuda del cine o video puedan expresar sus tradiciones, sabiduría ancestral, aspiraciones y modo de vida.

 

Uno de sus principales programas denominado Cuéntamelo Filmando se enfoca en la realización de talleres que propicien la formación humana y fortalezcan la educación a través del cine. Esto se traduce en más de 26 talleres impartidos en la República Mexicana impactando a un número aproximado de 1,000 personas.

 

Profundizando más en el programa, este se divide en distintos talleres de acuerdo a la temática que deseen abordar en su proyecto. El primero Video Participativo involucra a la comunidad en una reflexión de su entorno, tradiciones y porvenir encapsulado precisamente en un video colaborativo. Esto provoca que se motiven los participantes y muestren sus logros, expresen su sentir y conocimientos tradicionales de su comunidad, empoderándolos al adquirir conocimientos básicos de comunicación audiovisual.

 

La comunidad, al verse reflejada en dicha película puede reflexionar, reconocer y revalorar sus potencialidades y entrar en una nueva relación con su entorno, resaltando la belleza del lugar, su riqueza, su gente y forma de pensar.

Reflexionar acerca de temas como derechos humanos, ambientales, sociales, de entorno y tradiciones se logra con el Taller de Animación Stop Motion.

 

Con la posibilidad de ser impartido a un grupo de hasta 40 personas, esta actividad incluye a personas adultas, niños y adolescentes donde se pretende que ellos articulen el guion de la historia y los escenarios que deseen crear.

 

Revalorar sus potencialidades nuevamente se ve reflejado aquí, porque se sugiere que se enfrenten a retos y cosas nuevas, así como tomar la reflexión del tema que van a abordar y el que va ser el enfoque de la narrativa. El producto final va ser un cortometraje de una duración máxima de 5 minutos utilizando la técnica de stop motion donde ellos armarán las maquetas de los escenarios, pintan los fondos escénicos y aprenderán a animar a los personajes cuadro por cuadro con la cámara y la computadora.

 

Al adquirir los conocimientos básicos de animación, cada integrante del proyecto desarrolla habilidades de trabajo en equipo y también conoce la valiosa labor de esta técnica cinematográfica que se destaca por ser animada de forma real, con la ayuda de cientos de artistas que filman segundo a segundo cada cuadro de una película en stop motion.

 

Pasando a un proyecto a largo plazo, se encuentra la Estación de Video Comunitario, que tiene como objetivo capacitar a un grupo o comunidad a que aprendan a usar el video como una herramienta de registro ancestral o de tradiciones, video documentos o monitoreo.

 

Se propone que dure 6 meses o 1 año este programa para poder ir desarrollando la creación de historias, así como la grabación de videos por temas. Ellos aprenderán a usar las cámaras y la edición de dichos videos para que continúen con el registro por varios años más. Esto no solo significa grabar lo que se quiera registrar, sino que representa un material que va prevalecer y se va a atesorar para la posteridad, guardando así la memoria de una sociedad en un contexto determinado.

 

No se pueden dejar de lado los proyectos que han cobrado vida y han sido todo un caso de éxito para la fundación, siendo el más emblemático la serie animada infantil Las aventuras de Itzel y Sonia en busca de los Guardianes del Agua que fue creada y producida por la asociación en conjunto con CONAGUA. Dirigida a todo público y dividido en 12 capítulos de seis minutos de duración, esta serie materializa la notable labor de Todo por el Cine AC, porque refleja todo el trabajo que fue dedicado para su creación.

 

Un aproximado de 500 personas fueron las involucradas en Itzel y Sonia, con una enorme particularidad de por medio, porque esta serie fue concebida por 10 comunidades rurales distintas. El objetivo fue el trabajo en equipo y la concientización sobre el cuidado del agua y medio ambiente. La producción de la fundación pasó dos semanas en cada comunidad, desarrollando y adaptando la historia de acuerdo a las experiencias particulares de cada lugar.

 

Con este modo de trabajo fueron surgiendo personajes y tramas que se recolectaron para mostrar las experiencias de las distintas localidades. Se incluyó a cualquier persona interesada y de esta forma niños, adolescentes, adultos y ancianos fueron parte del proceso. El resultado dota a cada episodio de auténtico trabajo colaborativo.

 

Los festivales y eventos son igual de esenciales, pues recientemente se llevó a cabo el Treceavo Festival Internacional Cine en el Campo donde por diez años se han realizado más de 540 funciones en 90% de los estados del país, impactando a más de 185,000 espectadores y gracias a la participación de Fundación Todo por el Cine AC en 2023 el encuentro fue todo un éxito.

 

Fundada en 2008 y con una labor vigente, Fundación Todo por el Cine AC apuesta por utilizar el celuloide como una herramienta de cambio y bienestar social. Cada historia, proyecto y película refleja el contexto de una comunidad y le da las habilidades para transformar su entorno de forma positiva

(Visited 68 times, 1 visits today)