Diabetes: la enfermedad de nuestros días

14 diciembre, 2018

Por: Fernando Óscar García Chávez

“La vida con diabetes es dura, pero yo soy más duro que la diabetes”.

(Anónimo)

¿Por qué me podría interesar y ser útil este artículo sobre la diabetes?
Será porque el número de casos de diabetes en todo el mundo se ha cuadruplicado desde 1990, o será porque actualmente existen 442 millones de adultos que presentaban diabetes en 2014, frente a los 108 millones de 1980, según asegura la Organización Mundial de la Salud (OMC); es decir, una de cada 11 personas tiene diabetes. Tal vez resulte interesante porque la diabetes puede provocar complicaciones en muchas partes del cuerpo e incrementar el riesgo de muerte prematura.

La diabetes es una de las principales causas de muerte en el mundo, según datos de la OMC, esta enfermedad es una importante causa de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cardiovascular y amputación de miembros inferiores.

En México el 14% de los adultos padecen diabetes, cada hora se diagnostican 38 nuevos casos de diabetes y cada dos horas mueren 5 personas a causa de complicaciones originadas por la diabetes, sumando más de 87,000 muertes al año por este padecimiento.

Actualmente, México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, y el segundo en obesidad en adultos, precedido sólo por los Estados Unidos. Problema que está presente no sólo en la infancia y la adolescencia, sino también en población en edad preescolar.

Datos del ENSANUT (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición) indican que uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años presenta sobrepeso u obesidad. Para los escolares, la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad ascendió un promedio del 26% para ambos sexos, lo cual representa más de 4.1 millones de escolares conviviendo con este problema.

La principal causa a la que se apunta, son los malos hábitos en la alimentación, que acaban desembocando en una prevalencia del sobrepeso de un 70% en la edad adulta. A largo plazo, la obesidad favorece la aparición de enfermedades tales como diabetes, infartos, altos niveles de colesterol o insuficiencia renal, entre otros. Actualmente, la diabetes es el mayor problema al que se enfrenta el sistema nacional de salud: es la principal causa de muerte en adultos, la primera causa de demanda de atención médica y la enfermedad que consume el mayor porcentaje de gastos en las instituciones públicas. De hecho, el Programa de Trabajo del primer año de ejercicio de la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados, en su agenda prevé la revisión de Ley General de Salud y normas sanitarias en la prevención de enfermedades (obesidad, diabetes, cardiovasculares, salud mental, etc.)

Para comprender la diabetes, es importante entender primero el proceso normal por medio del cual el alimento se transforma y es empleado por el cuerpo para obtener energía. Suceden varias cosas cuando se digiere y absorbe el alimento:

-Un azúcar, llamado glucosa, entra en el torrente sanguíneo. La glucosa es una fuente de energía para el cuerpo.

-Un órgano llamado páncreas produce la insulina. El papel de la insulina es transportar la glucosa del torrente sanguíneo hasta el músculo, la grasa y otras células, donde puede almacenarse o utilizarse como fuente de energía.

La insulina es una hormona producida por el páncreas para controlar el azúcar en la sangre.

Las personas con diabetes presentan niveles altos de azúcar en sangre debido a que su cuerpo no puede movilizar el azúcar desde la sangre hasta el músculo y a las células de grasa para quemarla o almacenarla como energía, y/o el hígado produce demasiada glucosa y la secreta en la sangre. Esto se debe a que:

– El páncreas no produce suficiente insulina

– Las células no responden de manera normal a la insulina

– Ambas razones anteriores

Hay dos tipos principales de diabetes. Las causas y los factores de riesgo son diferentes para cada tipo:

  • La diabetes tipo 1 es menos común. Se puede presentar a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En esta enfermedad, el cuerpo no produce o produce poca insulina. Esto se debe a que las células del páncreas que producen la insulina dejan de trabajar. Se necesitan inyecciones diarias de insulina. La causa exacta de la incapacidad para producir suficiente insulina se desconoce.
  • – La diabetes tipo 2 es más común. Casi siempre se presenta en la edad adulta. pero debido a las tasas altas de obesidad, ahora se está diagnosticando con esta enfermedad a niños y adolescentes. Algunas personas con diabetes tipo 2 no saben que padecen esta enfermedad. Con la diabetes tipo 2, el cuerpo es resistente a la insulina y no la utiliza con la eficacia que debería. No todas las personas con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso o son obesas.
  • Hay otras causas de diabetes, y algunas personas no se pueden clasificar como tipo 1 ni 2.

La diabetes gestacional es el nivel alto de azúcar en la sangre que se presenta en cualquier momento durante el embarazo en una mujer que no tiene diabetes. Si uno de sus padres, hermanos o hermanas tiene diabetes, puede tener mayor probabilidad de padecer esta enfermedad.

La diabetes es una enfermedad que dura toda la vida para la mayoría de las personas que la padece. Un control estricto de la glucosa en la sangre puede prevenir o retardar las complicaciones a causa de la diabetes. Sin embargo, estos problemas pueden presentarse, incluso en personas con buen control de la diabetes.

Fue Areteo de Capadocia, médico turco (81-138 d. C.), quien en el siglo II de la era cristiana, le dio a esta afección el nombre de diabetes, que significa en griego sifón, refiriéndose al signo más llamativo que es la eliminación exagerada de agua por el rincón, con lo cual quería expresar que el agua entraba y salía del organismo del diabético sin fijarse en él.

En el siglo XIII Feliche descubrió que el páncreas no era un trozo de carne como hasta entonces se había pensado, sino una víscera.

Tras un largo intervalo fue Tomás Willis quien, en 1679, hizo una descripción magistral de la diabetes, quedando desde entonces reconocida por su sintomatología como entidad clínica. Fue así como estableció dos tipos de Diabetes: una, que aqueja a un mayor número de pacientes, cuya orina es dulce, y le puso el apellido Mellitus (en latín mellitus significa miel) y otra sin azúcar, que denominó Diabetes Insípida

¿Cuál es el órgano que produce la insulina?

La insulina se produce en el Páncreas en los “Islotes de Langerhans”, mediante unas células llamadas Beta. Su función es la de favorecer la incorporación de glucosa de la sangre hacia las células: actúa siendo la insulina liberada por las células beta del páncreas cuando el nivel de glucosa en sangre es alto.

¿Dónde se origina la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia.

El momento más determinante y recordado de la historia de la diabetes se sitúa en el año 1921, cuando los canadienses Frederick G. Banting y Charles H. Best tuvieron la idea de ligar el conducto excretor pancreático de un mono, provocando la autodigestión de la glándula. Después, exprimiendo lo que quedaba de este páncreas obtuvieron un líquido que, inyectado en una cachorra diabética llamada “Marjorie”, consiguió reducir en dos horas su hiperglucemia: habían descubierto la insulina.

¿Qué provoca la insulina?

La inyección de insulina se utiliza para controlar el azúcar en sangre en las personas que tienen diabetes tipo 1 (condición en la que el cuerpo no genera insulina y, por lo tanto, no puede controlar la cantidad de azúcar en la sangre) o en las personas que tienen diabetes tipo 2 (condición en la que el azúcar en sangre es demasiado alta porque el cuerpo no produce ni usa insulina normalmente) que no se puede controlar solo con medicamentos orales.

La inyección de insulina es una clase de medicamentos llamados hormonas y se usa para tomar el lugar de la insulina que normalmente produce el cuerpo. Funciona ayudando a mover el azúcar de la sangre hacia los otros tejidos del cuerpo en donde se usa para energía. También evita que el hígado produzca más azúcar. Los tipos de insulina difieren únicamente en la rapidez con la que empiezan a funcionar y cuánto tiempo continúan controlando el azúcar en la sangre.

El Día Mundial de la Diabetes se celebra cada año el 14 de noviembre y reúne a millones de personas en más de 160 países para aumentar la concienciación sobre la diabetes. Se escogió esta fecha siendo el aniversario del nacimiento de Frederick Banting el 14 de noviembre de 1891 en Alliston, Ontario, por su destacado papel en el descubrimiento de la insulina.

¿Cómo se celebra?

La comunidad internacional de la diabetes, que incluye a las asociaciones miembros de la Federación Internacional de Diabetes, las organizaciones de la diabetes, ONG, departamentos sanitarios y empresas desarrollan una amplia variedad de actividades, dirigidas a diversos grupos.

El logotipo del Día Mundial de la Diabetes es un círculo azul que fue creado como parte de la campaña de concienciación “Unidos por la Diabetes”.

Dentro de estos festejos, este mes de noviembre, tuve la oportunidad de participar en un evento organizado por el “Premio Nacional de Salud A.C.”, cuyo presidente es el Lic. Óscar David Hernández Carranza y en el cual se entregó el Premio a la Excelencia Médica “Hablemos de Diabetes” en las instalaciones de la Escuela Superior de Enfermería y Obstetricia del Instituto Politécnico Nacional, con motivo de la celebración de su 78 aniversario y cuya directora es la Dra. Guadalupe González Díaz.

(Visited 157 times, 1 visits today)