Muro de la Hermandad

Creando lazos: El Muro de la Hermandad

2 abril, 2020

Por: Hebe Rodríguez Guardado

Fotografía: Enrique Chiu

Muro de la Hermandad

El arte también es cosa de niños

A los 7 años de edad, ya dibujaba y pintaba. A los 12, participó en el conocido concurso “El niño y la mar” en Guadalajara, Jalisco y Enrique Chiu, ganó el primer lugar de este certamen, por lo que decidió su vida al arte, y con ello transformar su entorno.

Enrique Chiu, artista plástico y promotor cultural, a quién tierras tapatías le vieron crecer en 1981, define su arte y su estilo con artistas como Jackson Pollock y Pablo Picasso, con una mezcla de folclor mexicano y latino como el arte de Diego Rivera.

A los 17 años, decidió irse de intercambio cultural a Estados Unidos, y estudiar Mercadotecnia y Diseño y Artes Audiovisuales en las universidades de Long Beach y Santa Ana, en California. Vivir como residente en la nación estadounidense, transformó su visión de la cultura y el folclor mexicano: “El ser latino, es ser hispano, el ser mexicano en Los Angeles en Long Beach, me llevó a trabajar con la parte latina folclórica”. Con esta idea, llegó a la frontera de México, en la Ciudad de Tijuana.

Su trabajo artístico-pictórico se ha expuesto en galerías en países como: Estados Unidos, España, Alemania, en el Medio Oriente y América del Sur. Es Artista del Paseo de la Fama en Tijuana. Algunas de sus obras están en exhibición permanente en museos de México, Guatemala, Alemania, España y Estados unidos.

En 2018 se le posicionó como aspirante al Libro de Guinness Worlds Records por el mural más grande del mundo. Reconocido por la Junior Chamber International (comunidad internacional de ciudadanos de entre 18 y 40 con el objetivo y el propósito de crear un cambio positivo en el mundo, fundada en 1915 con sede en Estados Unidos) dentro de los 10 jóvenes más sobresalientes del mundo TOYP 2019 en Estonia. Asimismo, fue nombrado por Global Quality Awards como “Líder Inspirador del Siglo XXI”.

El inicio de las fronteras y las uniones

En 1994, Estados Unidos, implementó un programa para frenar la inmigración ilegal a su país, bajo el nombre de Operación Guardián, y comenzó la construcción de un muro con varios kilómetros de extensión en la zona de la frontera de Tijuana, Baja California y San Diego, California; así como en Arizona, Sonora y Nuevo México. No obstante, la continuación de este muro se retomó en las elecciones del país vecino en 2016, con las propuestas del actual presidente Donald Trump.

Ese mismo año, un proyecto nuevo surgió: El muro de la hermandad, se comenzó a visualizar en los planes de Enrique. “Un proyecto binacional, que pudieran pasarse la pintura, los pinceles, de un lado a otro, entre la valla, … empecé a comprar material… empecé a reunir colectivamente a las personas, les hablé, mandé mensajes, a quién quería venir, y de repente, me hablaron de una televisora de San Diego, entonces el video se hizo viral, llegó a medio millón de visitas en dos días…”.

El arte: una forma de crear lazos, de borrar fronteras

El primer día, cuenta Chiu, llegaron 5 personas, el segundo 50, y consecutivamente, aumentaron los participantes que, incluso, provenían de otros países, de distintos continentes. Se han pintado partes del muro en Tecate, Mexicali, Ciudad Juárez, Nacozari de García y Reynosa, buscando que el arte cubra una gran extensión del muro fronterizo.

La gran relevancia de este trabajo colectivo, es que no sólo conforma el valor del arte en ello, sino que, por otro lado, contiene el alto valor simbólico de paz y convivencia a través de la pintura, de las líneas y formas trazadas en el concreto: “Los murales transmiten mensajes de paz a las personas que cruzan la frontera en auto o a pie, y también pretenden ser un último atisbo de esperanza para los migrantes que corren peligro al cruzar hacia el norte”.Muro de la Hermandad

Este año, el muro se logró pintar de manera exitosa con la colaboración de aproximadamente 4400 personas y el artista plástico Enrique Chiu. Con palabras de protesta, de aliento, de paz, de unión, de empatía se ha dibujado en los muros de contención, llevando a una nueva percepción a través del arte hacia las palabras: migrante o ilegal.

Este Muro de la Hermandad, es una iniciativa propia del artista, que ha logrado la participación y colaboración de personas de todo el mundo: “Ha llegado a tener una parte social, cultural, muy grande, la gente ha volteado a ver a Tijuana de millones de formas; muchas muy positivas”.

El arte como un área de oportunidad para promover la capacidad creativa

Además, Enrique Chiu, es presidente de la Fundación Internacional EC Por una niñez con Futuro AC que por medio del arte promueve el desarrollo integral de los y las niñas, así como el apoyo a organizaciones enfocadas en la niñez.

“Nuestro compromiso es vincular el arte como un área de oportunidad para promover la capacidad creativa, de motivación, disciplina y ayuda en el proceso de desarrollo de la autoestima de las y los niños, teniendo como eje central trabajar en conjunto con instituciones y organizaciones a beneficio de la niñez”.

Por último, Enrique Chiu agregó que buscan ser una fundación reconocida por el impulso al desarrollo integral de la niñez, la promoción de valores, el desarrollo de líderes y el apoyo por medio del arte para brindar recursos a la niñez vulnerable.

Con el proyecto “Con el corazón para México” Chiu tiene como objetivo continuar con el llamado por la paz a través del arte. Si quieres formar parte del proyecto, puedes consultar las páginas oficiales:

 

https://www.facebook.com/muraldelahermandad/ o https://www.facebook.com/enrique.chiu

Fundación Internacional EC Por una niñez con Futuro AC. Número telefónico: 01 (664) 233-0429 01 (664) 567-1501. Página web: www.porunaninezconfuturo.com correo electrónico: porunaninezconfuturo@hotmail.com

 

(Visited 534 times, 1 visits today)