ADIVAC, apoyo especializado a personas que han vivido violencia sexual

24 noviembre, 2021

Autor: Sofía Ortega Rodríguez

Fotos: Adivac AC.

Se estima que, en México, cada 9 minutos una persona sufre de algún tipo de violencia sexual. Las consecuencias de un abuso sexual en la vida de las victimas suelen afectar diversos aspectos de su vida, como su rendimiento escolar, el trabajo, y sus relaciones personales. Algunas de las respuestas posteriores a la agresión pueden ser: depresión, ansiedad, sentimiento de culpa, vergüenza, miedo constante y confusión.

Pese a que las tasas de violencia sexual en México son altas, datos estadísticos arrojan que alrededor del 98% de los casos que suceden, no se denuncian.

Sin duda, la violencia sexual se ha convertido en un problema de salud púbica al que se le necesita brindar más atención. Desafortunadamente, el sistema de justicia fomenta la impunidad de los agresores sexuales, haciendo que el hecho de denunciar se vuelva un proceso frustrante, tedioso y doloroso para muchas de las victimas. Por lo tanto, es importante generar espacios seguros para cualquier persona que haya sufrido de abuso sexual, sin importar la edad, genero, o nivel socioeconómico.

 

Atención especializada para personas que han vivido violencia sexual

Cada año incrementan las cifras de las niñas, niños, adolescentes y adultos que han vivido algún tipo de violencia sexual. Esta clase de eventos, permean la vida de la victima y es de suma importancia lograr desarticular la sensación de victima e impulsar el auto apoderamiento para que logren retomar sus vidas.

La Asociación Integral para Personas Violadas A.C. (ADIVAC) nació en 1990, con el fin de darle la atención necesaria a las victimas de violencia sexual y así ayudarles a resignificar lo que vivieron.

Ofrecen atención especializada a cualquier persona que haya sufrido de violencia sexual de pequeños o recientemente. Debido a la experiencia que han adquirido a lo largo de estos más de 25 años que llevan vigentes como asociación, han logrado crear un modelo de intervención psicoterapéutico especializado. También brindan ayuda médica para generar un expediente clínico sobre las personas atendidas y elaborar informes médicos que pueden ser usados con las autoridades competentes.

 

El modelo de intervención psicoterapéutico

Una vez que se hace la entrevista inicial para cualquier niña, niño, adolescente o adulto que haya sufrido de violencia sexual, se le canaliza en el tipo de terapia que funcione mejor para su caso en específico. Por ejemplo, la psicoterapia para personas adultas puede ser de forma grupal o individual, dependiendo de algunos factores y de que tan cómoda se sienta la persona compartiendo sus vivencias y emociones frente a un grupo.

Para el caso de niños, niñas y adolescentes, el proceso terapéutico se divide en 3 fases. La primera está conformada por la valoración psicológica en donde se realizan distintos test para lograr una valoración acertada, en caso de así requerirlo, el reporte psicológico puede ser utilizado para fines legales.

Posteriormente, se procede a la segunda fase que consta de 11 etapas en donde se busca trabajar la confianza, manejo de emociones, auto concepto y autoestima, los derechos de los niños, la prevención, perspectiva de género, entre otras cosas. Para finalizar, se realiza la etapa de cierre en donde se lleva a cabo una retroalimentación con los padres y se da de alta de la atención.

 

Red de apoyo para familiares

Si bien, sufrir de un abuso sexual es un hecho que impacta la vida de la persona que lo vivió, también llega a afectar y permear la vida de las familiares o amigos de la persona abusada. Por ello, ADIVAC también cuenta con grupos de apoyo para contención de las personas cercanas a la víctima. Así, pueden canalizar sus emociones y hablar de sus vivencias en un espacio seguro y que los puede orientar de manera asertiva.

 

Adivac AC. Página web: https://www.adivac.org/index.php

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 8 times, 1 visits today)