ACTITUD MENTAL Y AFÁN DE LOGRO (2 de 2)

3 octubre, 2023

Actitud de generosidad. Casi siempre es mejor dar que recibir.

 

Actitud creativa. Todo cambio puedo hacerlo con nuevas ideas. Si lo puedo pensar, lo puedo hacerlo. Para ser creativo, es preciso la concentración y el estudio (análisis) previo. Conocer los detalles para adquirir nuevos enfoques e ideas.

 

Actitud hacia la veracidad. Lo importante es conocer la verdad sobre las cosas, nos incomode o no.

 

Actitud hacia la elección. Toda decisión, está basada en una elección previa. La tomo porque me lleva a lo que busco y principalmente porque me da la gana.

 

Actitud hacia la expresividad.  Todo lo que se imprime en mi mente, de un modo insospechado actúa en mi organización sicológica y puede vestirse hacia fuera. Lo que tengo dentro, eso es lo que expreso hacia afuera.

 

Actitud de hacer rendir los talentos de uno. Cualquier plan, idea o meta que me ponga, si la visualizo y me entusiasmo con ella, mi subconsciente irá organizando el cosmos de personas y experiencias, para que este plan se convierta en realidad. Es preciso hacer rendir nuestros talentos al máximo.

 

Actitud hacia la práctica inteligente. Cualquier cosa que uno haga bien y de modo repetitivo, se convertirá en una nueva virtud y/o habilidad.

 

Actitud hacia el trato delicado con los demás. Cualquier pensamiento o acción que mejore el trato conmigo mismo, en el mismo sentido mejorará el trato con los demás. Si yo quiero lo bueno para mí, tendré que desearlo para los demás.

 

Actitud hacia la autenticidad. Si tomo una decisión específica, acertada y buena, y la mantengo, la tendencia será un cambio en la dirección escogida. Si no me decido o no soy constante, el resultado es la inercia, que imposibilita toda superación.

 

Actitud hacia el perdón. Si puedo perdonar y olvidar las ofensas –reales o imaginadas- del otro, es porque (antes o) simultáneamente me he perdonado a mí mismo, y he olvidado la ofensa y me he   corregido. Aquí tiene que ver mucho la capacidad con que amemos. Para ello, es muy importante no hablar jamás mal de los demás.

 

Actitud hacia el autodominio y la felicidad. Si tengo sentimientos positivos, es porque previamente he tenido ideas positivas, que me otorgan un sano aprecio sobre mí mismo, y me permiten poder darme a los demás. Nadie da lo que no tiene.

(Visited 102 times, 1 visits today)