importancia de los valores

La importancia de los valores y principios que guían al líder familiar

17 febrero, 2020

Por: Adriana García Ruiz

Cuando el líder hace un análisis profundo y sincero de sus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas, salen a la luz los valores que lo guían, así como la ausencia de estos. Ya que el auto análisis nos lleva de la mano al autoconocimiento.

Como padres de familia, tomamos ciertas actitudes que surgen de nuestros impulsos; de emociones como la frustración, la desesperación, la insatisfacción, o de un estado de ánimo en particular, así como de nuestro temperamento.

Un líder, según su temperamento (colérico, flemático, sanguíneo, melancólico) encontrará virtudes y fortalezas, como resultado de su autoanálisis.

Colérico:

Fortalezas: Independencia, capacidad de decisión, productividad, visión amplia, apasionado, activo.

Debilidades: Dominante, irrespetuoso, irascible, frio, rencoroso.

Con facilidad podría carecer de paciencia, tolerancia, análisis y respeto; presa fácil del activismo y la autocracia como forma de “liderazgo”.

Sanguíneo:

Fortalezas: Atento, buen comunicador, alegre, entusiasta, cálido, compasivo.

Debilidades: Indisciplina, exagerado, inestabilidad, tender a procrastinar.

Su forma de liderar podría ser inestable, incongruente y por lo tanto caer en ser un “líder” Inconsistente.

Melancólico:

Fortalezas: Capacidad de análisis, trabajador, auto disciplinado, entregado a sus proyectos.

Debilidades: Susceptible, vengativo, insaciable, negativo.

Su forma de liderazgo podría caer en el autoritarismo.

Flemático:

Fortalezas:  Organizado, eficaz en lo que hace, confiable, sereno, objetivo.

Debilidades: Egoísta, indeciso, ansioso, temeroso, autocomplaciente. Presa fácil del activismo y la incomprensión, como forma de “liderazgo” podría caer en el permisivismo y la autoridad formal, que es lo mismo que ser líder por el lugar que se ocupa, no por el prestigio que se gana.

Un Líder familiar podría, por ejemplo, dejar con regularidad sus trabajos inconclusos, sin embargo, cuando atiende los asuntos de sus hijos, lo hace con suma atención observando las necesidades de ellos. En este caso vemos como debilidad la procrastinación, y como fortaleza la atención, deseo de servicio y la capacidad para resolver problemas.

Recordemos que un Líder debe hacer un autoanálisis de debilidades y fortalezas para ser un buen guía de valores. Lo que trasciende en cuanto a liderazgo familiar se refiere, no es la exigencia sino el ejemplo de cómo se viven las virtudes.

De lo anterior, como posible motivador a ejercer un buen liderazgo humano, podemos proponernos hacer un listado de valores y otra de la ausencia de estos, de nosotros como líderes familiares y de nuestros hijos; esto nos ayudará a detectar posibles amenazas y oportunidades, para y por el bien de nuestros hijos y ambiente familiar. Aun cuando hablar de amenazas y oportunidades se refiere más a factores externos en el ámbito familiar, se puede referir de la misma forma, en cuanto a la persona, a las consecuencias futuras respecto de las acciones y decisiones tomadas.

Por ejemplo: Cuando a uno de nuestros hijos, lo tratamos con desesperación debido a sus debilidades y a las nuestras; las consecuencias futuras pueden ser desarrollar en el niño una personalidad con características como, la impaciencia, la intolerancia, la falta de respeto.

 

El líder, por lo tanto, debe ser parte importante de la motivación en la adquisición de valores, a través de su ejemplo, ya que el ser humano es un ser inacabado, que mueve y se mueve fuertemente hacia él, crecimiento, desarrollo y transcendencia.

 

(Visited 18,660 times, 2 visits today)