Vivir con una enfermedad renal

24 junio, 2022

Autor: Somos Hermanos

Los riñones son unos órganos muy especiales; su función es muy importante en nuestro cuerpo pues filtran los desechos de la sangre para evitar la acumulación toxinas y exceso de líquido en el cuerpo, además mantienen el equilibrio de sales y minerales como calcio, fósforo y potasio en la sangre. A diferencia de otros órganos, se puede vivir sin notar el deterioro de la función renal, pues se considera que falla hasta que la funcionalidad de los riñones se ubica por debajo del 15 por ciento de lo normal; lo cual es un margen muy pequeño.

De esta manera, el deterioro puede darse poco a poco durante muchos años antes de que las personas lo noten; pero también se puede presentar una falla de manera súbdita, y se denomina falla renal aguda. Esta última es más común en personas que ya están hospitalizadas por enfermedades críticas que las llevan estar en cuidados intensivos.

Para vivir con deterior en la función renal

Las personas pueden vivir con una enfermedad renal si reciben el apoyo y tratamiento adecuado, en algunos casos se logra resolver con medicamentos, pero cuando ya ha disminuido a menos del 15% la función renal se requiere de otro tipo de apoyo como:

Hemodiálisis: La sangre se “saca” del cuerpo y se pasa por un dializador o “riñón artificial” que realiza la función de filtrado.

Diálisis peritoneal: A través de un catéter se introduce una solución de diálisis (agua con sal y otras sustancias) en el abdomen del paciente para aprovechar el recubrimiento peritoneal y realizar la filtración. Después de varias horas, se drena la solución.

Estos tratamientos son básicos para su supervivencia y permitirles tener calidad de vida, de cualquiera corren el riesgo de tener otros padecimientos como problemas cardiacos, anemia y presión arterial elevada, etc.

En algunos casos, la única opción es el trasplante de riñón. Como se puede vivir con sólo un riñón, se hace relativamente más fácil obtener uno, sobre todo, de miembros de la misma familia. Sin embargo, son cirugías especializadas que a veces no es fácil realizar en cualquier hospital y las personas trasplantadas también requieren de seguimiento para evitar complicaciones.

Síntomas de la falla renal

Para lograr un diagnóstico oportuno se debe prestar mucha atención a síntomas como:

-Hinchazón en las piernas, los pies o los tobillos por retención de líquidos

-Disminución de la cantidad de orina

-Dolores de cabeza

-Picazón

-Calambres musculares y rigidez en las articulaciones

-Fatiga durante el día y problemas para conciliar el sueño

-Desorientación y falta de concentración

-En casos severos, convulsiones

Situación compleja que requiere de apoyo

Como se puede deducir, la atención de las personas con insuficiencia renal requiere de muchos recursos humanos y económicos, así como apoyo psicológico que les facilite adaptarse a su padecimiento para que éste no sea un obstáculo en su bienestar personal y familiar.

Para ello hay en la República Mexicana muchas organizaciones de la sociedad civil que se han dedicado a esta tarea. Entre ellas, destaca la Federación Mexicana de Enfermos y Trasplantados Renales, A.C. (FEMETRE).

Esta asociación sin fines de lucro tiene dos objetivos, el primero es integrar y apoyar a los pacientes con enfermedad renal a través de encuentros donde se proporciona orientación médica, psicológica, nutricional y, en los casos donde no haya seguridad social, con medicamentos. Asimismo, realizan acciones con población abierta para detectar casos no diagnosticados de insuficiencia renal. El segundo objetivo es establecer relaciones con otras OSC que tienen ese mismo propósito, por lo que desde su página se puede encontrar a otras asociaciones en varias en ciudades del país.

(Visited 95 times, 1 visits today)