Villancicos, piñatas y regalos hacen felices a beneficiarios de Fundación Alzheimer IAP

15 diciembre, 2022

Amparo Sánchez tiene 82 años de edad y fue diagnosticada con demencia senil, dese hace tres meses acude todos los días a la Fundación Alzheimer IAP “Alguien con quien contar” en donde realiza diversas actividades como ejercicio, baile, juegos y se divierte mucho, pero lo que más le hace feliz es cantar que es su pasión.

 

“Me siento muy contenta de venir acá, me gusta la compañía de quienes trabajan aquí, ya que puedo hacer muchas cosas y eso me ponen muy contenta.

 

Al igual que Amparo otras nueve personas acuden a diario a las instalaciones de la Fundación Alzheimer IAP en donde recibe un trato digno, así como diversas terapias ocupacionales, entre estas actividades cognitivas, lógico matemáticas, lecto escritura, juegos de memoria, actividades físicas, pero la fórmula secreta es el amor con el que atienden a estas personas.

 

En ese lugar ubicado al sur de la CDMX, ahí se reunieron familiares, cuidadores primarios, familiares, equipo operativo y patronato para celebrar las festividades del mes de diciembre, y con una taquiza que incluía arroz, frijoles, chicharrón, rajas con crema, así como postres como gelatina y arroz con leche. Esto hizo feliz a los presentes en donde todos eran una gran familia.

 

Dicen que Una sonrisa vale más que mil palabras, esto y más fue lo que reflejaron en su rostro los 12 usuarios de la institución.

 

En el acto Xóchitl Pastrana Rangel, gerente de Fundación Alzheimer IAP, informó que esta era su primera reunión, ya que retomaron labores en el mes de mayo de este año, tras la pandemia y no quería pasar por alto un festejo de esta índole en la que hace feliz a los beneficiarios.

 

Informó que la IAP fue inaugurada en 1995 en honor al señor Francisco Espinoza Figueroa quien tuvo Alzheimer, y desde entonces se han dedicado y apoyado a cientos de pacientes y no solo con el tratamiento, sino con pláticas, y actividades que les hagan llevar una mejor calidad de vida.

 

Por otro lado, Hortensia Hernández Jiménez contó que su mamá Herlinda de 92 años, tiene principios de Alzheimer, y acude todos los días a la fundación y que esto es lo mejor que les pudo pasar, ya que es una organización conformada por gente profesional y comprometida para ayudar a las personas con la enfermedad del Alzheimer.

 

“Estar en esta fundación nos cambió la vida, ya que en la situación en la que se encontraba mi mamá es muy difícil y cansado, por lo que estar acá nos transformó la existencia al darle una mejor calidad de vida a mi mamá y a las personas que aquí atienden”.

 

Además de la comida y la posada, los beneficiarios de la Fundación Alzheimer IAP recibieron reglaos, un muñeco de nieve que ellos mismos realizaron, así como sus aguinaldos, que los puso de buen humor y contentos.

 

 

 

 

 

(Visited 125 times, 1 visits today)