Ni la silla de ruedas ha frenado su inspiración por vivir