GRUPEDSAC

Mujeres rurales entretejen sueños con GRUPEDSAC

31 julio, 2020

Por: Eugenia Islas Arroyo

Fotografía: Eugenia Islas Arroyo

GRUPEDSAC

Sororidad, la relación que hermana de forma solidaria a mujeres para crear redes de apoyo que permitan restructurar las realidades sociales a unas más equitativas es uno de los valores principales detrás del programa Todo por nosotras que impulsa desde hace cuatro años el Grupo para Promover la Educación y el Desarrollo Sustentable A.C. (GRUPEDSAC), Organización de la Sociedad Civil (OSC) que trabaja por la procuración de una vida digna y desarrollo sustentable para el campo mexicano.

Las familias de las zonas aledañas al Instituto Tonantzin Tlalli (I.T.T.), ubicado en Ejutla de Crespo, Oaxaca, viven procesos que impulsan su autonomía de la mano con GRUPEDSAC, organización que desde hace 17 años se ha consolidado como un referente en la capacitación en más de 30 ecotecnologías aplicables a formas de vida sostenibles desde el sistema de diseño que propone la permacultura.

Del 20 al 25 de julio, GRUPEDSAC convocó a la primera jornada de eco tequio en favor de la edificación de trabajo voluntario para vivir un acercamiento con el trabajo comunitario que realizan de la mano con la auto-organización de las familias cercanas al I.T.T., mejor conocido como Paraje Bonanza por quienes habitan Ejutla.

La fortaleza de las mujeres rurales

“La apuesta más grande en Todo por nosotras es poder hilar el tema del género como un eje transversal en el proyecto tocando tres temas principales: economía, salud y medio ambiente”, afirmó Joaquín Carrillo Osorno, Coordinador del I.T.T.

El fondo de ahorro mujeres colibrí lo conforman mujeres vecinas de la localidad de Guelacsico, un barrio ubicado a la periferia de Ejutla de Crespo; a partir de la auto-organización motivada por GRUPEDSAC; María de los Ángeles, Celia, Magdalena, Berenice, Sofía, Marcos, Zenaida y Cándida han fincado las bases de un proceso que busca promover su empoderamiento comunitario.

Dentro de las funciones lideradas por Joaquín se encuentra la coordinación de proyectos comunitarios principalmente con mujeres, niñas y niños campesinos que buscan seguridad alimentaria mediante el equipamiento de ecotecnologías en sus viviendas.

Desde el impulso del fondo de ahorro las mujeres son capaces de reconocerse como agentes capaces de tomar decisiones por sí mismas en aspectos económicos que, por lo general se encaminan a mejorar las condiciones de vida familiar, puesto que en su mayoría son madres. Se gestiona un recurso para emergencias, para mejorar sus viviendas e impacta directamente en la dignificación de sus entornos familiares y, finalmente, el impulso de productividad en el cual pueden asociarse para emprendimientos sostenibles que propiamente GRUPEDSAC ayuda a consolidar a través de talleres que les permita conocer los procesos de elaboración para comercializar localmente mermeladas, salsas, chorizo de conejo, etc.

“Actualmente se han gestionado 10 fondos de ahorro, autodenominado por las mujeres organizadas como Fondo de ahorro mujeres colibrí con el que se transforman elementos no vistos por los hombres, lo cual permite mercadearles sin violentar lo producido por los hombres y, de esa forma potencializar economías familiares”, aseguró el Coordinador del I.T.T.

Viviendas ecotecnológicas dignifican realidades 

“Estoy muy contenta de tenerles aquí en mi casa, personas que vienen de lejos para apoyarnos. Muchos vecinos decían que en Paraje Bonanza nos ayudan sin pedirnos nada a cambio”, comentó Doña Candy, madre de cuatro y con 28 años de edad. Voluntarias y voluntarios, convocados por el eco tequio organizado por GRUPEDSAC sumaron esfuerzos para la bio-construcción de un baño seco, ecotecnología que permite a las personas aprovechar las heces fecales humanas como composta, la orina para la elaboración de biopreparados que nutren la tierra, así como ahorrar y cuidar el agua.

Los habitantes de Ejutla de Crespo y alrededores se enfrentan diariamente a la falta de agua, sus casas no cuentan con drenaje, por lo que lavar alimentos, bañarse e ir al baño es una de las complicaciones más inmediatas a tratar. De lavar sus manos constantemente como aconsejan las medidas preventivas ante el COVID-19, ni hablar.GRUPEDSAC

“Tenemos que comprar el agua y nos es muy caro, no tenemos para eso, en comprar los alimentos del diario se nos va todo el dinero. Andar echándole agua al baño me parece un desperdiciadero, incluso para sembrar chayotes, ejotes o maracuyá para que coman los niños batallamos mucho porque no hay agua ni llueve”, remató Candy.

Sus hijos Justino, Jonathan, María y Óscar, sumaron esfuerzos para edificar el baño pese a sus tempranas edades. La realidad a la que se enfrenta Candy y su familia no difiere tanto a la de más familias vecinas, quienes migran del poblado de Miahuatlán en búsqueda de trabajo. “Me dedico al hogar, no hay lugar donde pueda trabajar teniendo 4 hijos. Mi esposo se dedica al campo, pero se encuentra enfermo en el pueblo, por eso no está aquí con nosotros”, relató.

Finalmente, el esfuerzo que se realiza en conjunto con voluntarios, GRUPEDSAC y la voluntad de las familias por dignificar sus condiciones de vida ocurre y da como resultado casos como el de Zenaida Contreras, cuñada y vecina inmediata de Candy. “Las personas de Paraje Bonanza vinieron primero a construir el gallinero, ahora ya captamos el agua de lluvia en la cisterna que nos ayudaron a construir, el baño seco, la estufa patsari ahorradora de leña y cuartos más frescos, antes nuestra casa era de lámina”, mencionó Zenaida, quien con el maíz que siembra su esposo hace tortillas y tostadas que desde niña le enseñó a hacer su mamá y ahora ella enseña a su hija Fabiola de 7 años.

Dentro de las actividades a realizar en el eco-tequio se pintaron con pintura vegetal los baños secos de Doña Berenice González y su hijo Marcos, quienes viven a unas cuantas casas de Candy. “Desde hace 3 años GRUPEDSAC comenzó a apoyarme; lo primero con lo que me ayudaron fue la estufa patsari, luego el biofiltro de aguas grises, el gallinero y el huerto para sembrar hortalizas, mi cisterna y baño seco que hoy vienen a pintar los voluntarios. Ahora estamos trabajando en un ahorro comunitario que entre las que estamos organizadas vamos sumando semanalmente, como un pequeño banco entre nosotras, lo empezamos en febrero”, concluyó.

“Me siento muy contenta de tener completa mi casa”, compartió Doña Magda Vázquez, suegra y vecina de Berenice de 70 años de edad, quien desde hace 10 años ha sumado esfuerzos con GRUPEDSAC recibiendo apoyo para la instalación de un biofiltro, un gallinero y pollos, la edificación de un cuarto elaborado desde la bio-construcción con tierra y acabado en carrizo, cisterna captadora de agua pluvial, así como la remodelación de su baño seco, ecotecnia que lleva empleando más de 10 años.

Medioambientalmente hablando se busca equipar un modelo de vivienda con ecotecnologías para poder satisfacer necesidades más importantes como el agua, así como la dignificación de los entornos donde las mujeres se encuentran la mayor parte de su tiempo: el hogar.

Aunado a ello, el tema de salud reproductiva y emocional toma importancia, por lo que hacerles conscientes de la violencia que viven e impulsarles a ser causantes políticas capaces de detentar cargos públicos es una de las apuestas más significativas por parte de la OSC. Con 31 mujeres formadas como causantes políticas, más de 205 mujeres impactadas y 5 colaborando en temas de productividad en temas pecuarios y agrícolas cuenta sus primeros cuatro años el programa Todo por nosotras.

Mujeres campesinas con habilidades, emociones y sueños pueden ir cortando el sistema patriarcal montado en ellas para dejar como herencia una nueva mirada desde las mujeres a las hijas y a las nietas.

Las mujeres campesinas tienen habilidades, emociones y sueños que les impulsan a reconfigurar el sistema patriarcal que les somete. Es desde el trabajo comunitario que les sostiene colectivamente que van construyendo como herencia una nueva mirada para las hijas y nietas que vienen, “las mujeres crean una red de apoyo, una red de sueños que les permite tener nuevos estadíos en su forma de vida que pasa de la sumisión a un proceso de reactivación mediante el trabajo colectivo con confianza y apoyo desde la sororidad, aseguró Joaquín Carrillo, Coordinador del I.T.T.

Eco tequio apuesta por un sincretismo biocultural

“Más que trabajar desde la transdisciplinariedad, en GRUPEDSAC trabajamos la filosofía de la complementariedad: las ideas reconstruyen propuestas ya existentes u otras que se están tejiendo”, explicó Roberto Hernández Vázquez, responsable de Metodologías Comunitarias de la organización.

GRUPEDSACLa comunalidad es entendida como la forma de vida de los pueblos originarios que varía de comunidad en comunidad; de ahí deviene la filosofía de la complementariedad en la cual se basa la OSC para sumar los principios permaculturales del cuidado de la tierra, cuidado de las personas y la distribución equitativa de los bienes con los saberes originarios que entienden de cuidados desde la ancestralidad.

“La intención es vincular estas prácticas desde el enfoque que propone la complementariedad: el saber occidental de la permacultura con los conocimientos milenarios originarios”, explicó Roberto, quien habló de la propuesta del sincretismo biocultural detrás del llamado eco-tequio, evento gracias al cual se edificó el baño seco de Candy y completaron trabajos en los baños secos de la familia de Berenice.

“Nosotros no pensamos en un yo, sino desde un nosotros, el egocentrismo no tiene cabida en los pueblos indígenas. Yo pienso en mí, pero también en ti: en un nosotros”, señaló el Científico Social, “escuchar la experiencia de un campesino, de un migrante, de un padre de familia, de un estudiante aporta a tu vida, por eso tratamos de convocar muchas experiencias para lograr un mosaico de interpretaciones de la realidad”, aseguró.

Dentro del impulso que GRUPEDSAC da a las mujeres para entretejerse desde la sororidad, muchas veces atiende contextos de autodiscriminación que ocurre cuando las personas autodemeritan sus saberes, como lo es el trabajar en el campo o hacer tortillas. Trabajar con la autoestima comunitaria deviene de la necesidad se resignificar el papel social que yace en la sabiduría de las prácticas comunitarias que son sustentables y capaces de ser sostenibles, contrario a lo que plantean muchos ideales de vida en los imaginarios progresistas.

La mayor motivación de quienes conforman el corazón de GRUPEDSAC es ver a un México justo donde se sumen al sueño colectivo más voluntades interesadas en asegurar la vida que yace en la riqueza natural a la par de contribuir a la edificación de una vida digna.

 

Grupedsac AC. Página web: www.grupe.org.mx Facebook: @grupedsacorg

 

 

 

(Visited 186 times, 1 visits today)