Los niños del pan dulce

31 enero, 2019

Por: Jesús Arizmendi Valdez

Todos los días, Alfonso Antunez Castillo recorre aproximadamente 15 kilómetros desde su colonia Cuautepec, Barrio Alto hasta la colonia Casas Alemán en donde se encuentra La Colmena, Escuela de Educación Especial AC, lugar donde gracias a su esfuerzo, empeño y dedicación realiza las tareas de ventas y relaciones públicas.

El joven señaló que su discapacidad no ha sido impedimento para desempeñar un cargo importante dentro de la asociación, incluso, dijo que son las mismas personas con capacidades diferentes las que se limitan.

“Las barreras hay que vencerlas, no hay impedimento para realizar cualquier actividad por difícil que ésta sea. Debemos estar al pie del cañón y con nuestro esfuerzo demostrar a más de uno lo capaces que somos”, expresó el joven con discapacidad intelectual.

Alfonso Antunez hizo un llamado a los empresarios mexicanos para que volteen a ver a este sector de la población, el cual  está muy comprometido con el país siempre dispuesto para dar lo mejor. “No nos dejamos doblegar ante nada ni nadie”, concluyó.

Por su parte, Josefina Landero Navarro, fundadora de La Colmena comentó que en la institución los chicos aprenden el oficio de la panadería, cocina, serigrafía y envasados de miel y jalea, además desarrollan sus habilidades y destrezas para auto emplearse y tener una mejor calidad de vida.

Landero Navarro indicó que los productos que ellos comercializan se venden a instituciones, empresas y colonias aledañas a la Colmena, “con esto, ellos aprenden a ser productivos y a ganarse su propio sustento”.

A lo largo de 30 años de vida, La Colmena ha capacitado a poco más de 200 jóvenes con discapacidad intelectual y síndrome de down consiguiendo que el 10 por ciento de los egresados sean contratados por empresas.

Comentó que sin duda llegar a 30 años de existencia es un logro, ya que en ocasiones han pasado las de Caín para subsistir, sin embargo gracias al esfuerzo de los padres de familia, alumnos, maestros, directivos y donadores se han sostenido para salir adelante y ayudar a más jóvenes a capacitarlos e integrarlos a la vida laboral.

Explicó que La Colmena nació en 1989, cuando su hijo Juan Carlos con Síndrome de Down, fue rechazado de otras organizaciones y no le daban esperanza de vida, fue así que en ese año instituyó la asociación en donde capacitan a los niños, jóvenes y adolescentes el oficio de la panadería, cocina, serigrafía, cultivo de plantas y artesanías, finalizó la fundadora.

La Colmena, Escuela de Educación Especial, AC. Puerto de Tampico y Guaymas s/n, colonia Casas Alemán. Número telefónico: 5753 9911. Facebook: Escuela Colmena. Correo electrónico: escuelacolmena@hotmail.com

(Visited 162 times, 1 visits today)