Por: Redacción Somos Hermanos

El 2 de diciembre de 1949 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobaba el ‘Convenio para la represión y de la trata de personas y la explotación ajena’, el cual centraba su atención y objetivos en la protección de las personas que eran sometidas a la prostitución.

Sin embargo, este fue sólo el inicio para dimensionar que la trata de personas era sólo una de las muchas formas que la sumisión se manifestaba a nivel mundial. Frente a tales acontecimientos, la ONU declaró en 1985 que 2 de diciembre fuese el ‘Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud’.

Pese a que muchas personas creerían que la esclavitud es una imagen del pasado, la realidad es que hoy en día, un gran número de individuos se ven inmersos dentro de contextos de explotación, venta y trata, de los cuales son víctimas y cuentan con pocas posibilidades de liberarse.

El ‘Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud’: Múltiples formas de explotación

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, (OIT) existen cerca de 40 millones de personas que son víctimas de la esclavitud moderna, es decir, enfrentan realidades de trabajo o matrimonio forzado, trata o explotación infantil.

Según datos de la ONU, en 2016, existían 16 millones de víctimas en la explotación laboral forzada, la mayoría desempeñándose en la construcción, la agricultura y el trabajo doméstico, además, y 5 millones más que eran obligadas a realizar trabajo sexual.

Dentro de ese marco, el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud se presenta con el objetivo de pronunciarse a favor de la erradicación de todas las formas contemporáneas de esclavitud y hacer un llamado a las naciones de todo el mundo para trabajar en conjunto para combatir este mal.

Al rescate de la niñez

Lamentablemente, el trabajo infantil se ha convertido en una de las formas de sometimiento actuales más preocupantes. De acuerdo con cifras de la ONU, cerca de 152 millones de niñas y niños se encuentran en situaciones de explotación laboral.

Tan sólo en México, el Inegi estima que cerca de 3.2 millones de niños y niñas entre los 5 y los 17 años realizan alguna actividad laboral no permitida; además, 4 de cada 10 no reciben alguna remuneración económica por su trabajo.

Sin embargo, existen esfuerzos que buscan cambiar el panorama para la niñez mexicana. El Centro de Apoyo al Menor Trabajador de la Central de Abastos es una Institución de Asistencia Privada que desde 1992 se dedica a brindarle a los niños que laboran en la Central de Abastos de la Ciudad de México clases, pláticas, juegos y herramientas para su desarrollo integral.

En sus 27 años de existencia esta organización ha trabajado con el propósito de ofrecer actividades alternativas a las niñas, niños y adolescentes que trabajan en este lugar, así como combatir el analfabetismo y el rezago educativo al que pueden ser expuestos.

Mediante clases de primaria, secundaria, computación y talleres de proyecto de vida, así como consultas médicas, asesorías jurídicas y clases de futbol, basquetbol, tae kwon do, se busca apoyar a la infancia y adolescencia que se encuentran laborando para que desarrollen otras habilidades que les faciliten su entrada a la vida adulta.

 

En el marco del Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, la ONU llama a sus Estados miembro a tomar medidas contundentes para eliminar y erradicar las prácticas de esclavitud contemporánea y ofrecer oportunidades para la realización integral de las personas que se encuentran dentro de estos contextos.

 

El Centro de Apoyo al Menor Trabajador de la Central de Abastos Facebook: https://www.facebook.com/camtiap/

(Visited 26 times, 6 visits today)