Desde niño, Víctor sabía que su vocación era ayudar. Hoy, se desarrolla como psicoterapeuta profesional enfocado en PCD

8 julio, 2022

Autor: Carlos Hernández Huerta

Fotos: Víctor Ortiz García.

Pocas personas a muy temprana edad descifran la vocación para la cual están destinados a desempeñar. Algunos otros con el pasar del tiempo, descubren su propósito terrenal. Víctor Ortiz García lo experimentó de ambas formas, pues al ser hijo de Tere García, fundadora de Somos Hermanos, experimentó el lado altruista y filantrópico de primera mano, ya que de joven estuvo cercano a la labor de la agencia de noticias, conociendo el trabajo del tercer sector en diversas organizaciones de la sociedad civil. Esto ocasionó en Víctor la necesidad de ayudar a los demás, un deseo que se convertiría en la iniciativa de estudiar medicina.

 

Después de ocho semestres en la carrera, Víctor se dio cuenta que otro camino lo llamaba, pues al visitar un pabellón de pacientes, descubrió el lado clínico de la medicina, al adentrarse más en la psiquiatría y conocer los padecimientos psicológicos en la salud mental que aquejan a las personas, siguiendo ahora el sendero de la psicoterapia. Tras concluir su licenciatura en Psicología por la Universidad Anáhuac, Víctor comenzó a especializarse en Terapia Cognitivo Conductual, siguiendo su formación profesional, sin que ninguna limitante lo detuviera en el camino, ni siquiera su discapacidad física.

 

Dentro del bagaje académico de Víctor, se pueden encontrar diversos diplomados enfocados en habilidades directivas; lenguaje no verbal y gestión corporal, y su principal campo de acción, con un diplomado en Terapia Conductivo Conductual. Cada preparación académica le brinda a Víctor más herramientas para poder ser un mejor profesional de la salud.

 

La certificación de Nivel 2 de Terapia TEAM CBT está dirigida a solucionar problemas frecuentes que los terapeutas enfrentan en su práctica. De entre los más importantes se encuentra el abandono repentino del tratamiento por parte del paciente, o la dificultad de establecer una conexión efectiva con él, por ello gracias a este certificado, Víctor atiende estas problemáticas puntualmente.

 

La relación terapéutica no solo debe ser con el paciente, sino también con sus familiares. Con estas palabras Víctor describe su misión como profesional. Comenta que la terapia cognitivo conductual consiste en modificar el pensamiento irracional, para así modificar y gestionar las emociones, con el fin de revertir comportamientos e incluso prevenir acciones violentas en las personas. Siendo sus pacientes con discapacidad principalmente, Víctor logra establecer una conexión empática única y crea un lazo de confianza con el que los pacientes logren sentir seguridad al expresarse libremente.

 

Actualmente Víctor está en proceso de maestría de Psicología Clínica de la Salud y Psicoterapia Cognitivo Conductual en la Universidad ISEP, reflejando su constante preparación académica.

 

Desde su campo profesional, Víctor menciona que se necesita inversión y apoyo en el tercer sector, que en cada uno recae ayudar a la sociedad civil. Tener un compromiso social hacia las organizaciones es importante, pero también se debe tomar en cuenta el compromiso con la ética, ya que, si los valores y la base moral está bien cimentada en cada entidad altruista, su labor dará un verdadero efecto positivo en la sociedad.

 

Víctor Ortiz García es un ejemplo a seguir, un modelo de esfuerzo y dedicación que no solo sirve de inspiración para cualquier persona que desee auto superarse, sino también para todo aquel ser humano que, sin importar alguna afección, discapacidad o limitante, sepa que es posible salir adelante y contribuir a crear una mejor sociedad.

(Visited 348 times, 1 visits today)