Por Brenda Torres Conde

Daunis Gente Excepcional IAP
0155 5574-1122

Somos Hermanos.- Conocido por sus ya famosos tamales, Daunis IAP es en realidad un centro de capacitación laboral para personas con discapacidad intelectual, cuyo objetivo es integrarlos en un trabajo digno y en igualdad de condiciones. Además de brindarles la oportunidad de llevar una vida como la de cualquier otro y demostrar toda la capacidad que ellos poseen.

Ubicado en la calle de San Luis Potosí 101-A en la Ciudad de México y con 25 años de experiencia, Daunis IAP ya no es sólo el negocio familiar de tamales que buscaba generar trabajo para Diego, un chico con síndrome de down al que sus padres sacaron de una depresión; por lo que crearon un lugar donde él pudiera trabajar en compañía de otros jóvenes con este síndrome. Además de contar con talleres, en los cuales los jóvenes y adultos serán colocados según sus habilidades y aprenderán a resolver sus problemas para alcanzar su independencia.

De acuerdo con Rosalba Urquiza, directora de Daunis IAP; el modelo laboral que manejan interviene en el desarrollo de estrategias y habilidades para la vida. Para iniciar la capacitación lo primero que se hace es agendar una cita con el padre o tutor y el beneficiario, posteriormente al interesado se le clasifica de acuerdo al perfil que tiene, se autoriza el estudio socioeconómico, se da una cuota mensual y finalmente durante una semana los ponen a prueba para ver que tan bien se pueden acoplar a las actividades que van a empezar a realizar.

Al paso de dos años de capacitación obligatoria, Daunis IAP les busca trabajo en empresas socialmente responsables que estén interesados en la inclusión y que cumplan con requisitos y con las prestaciones de ley.

Rosalba Urquiza, señaló que la aportación social de Daunis IAP es la inclusión al trabajo a personas con síndrome de Down, desarrollando en ellos la autosuficiencia para una vida plena. Generando conciencia social sobre las aptitudes y la lucha de las personas con discapacidad intelectual, fomentando una nueva cultura de respeto, dignidad e igualdad de oportunidades.

“Aún cuando los jóvenes adultos ya están laborando se le da seguimiento a sus puestos y asesorías tanto a él como a la familia y empresa”.
Para todos aquellos que estén interesados en ayudar también se cuenta con donaciones ya sea recurrente, como donativo único o en especie y se puede hacer voluntariado o bien, servicio social, concluyo la directora.

(Visited 44 times, 1 visits today)