Vivir dentro del espectro autista

16 febrero, 2022

Autor: Somos Hermanos

En el pasado, se usaba el término autismo para designar vagamente a un grupo de padecimientos y conductas que se manifestaban con conductas que iban desde el distanciamiento social hasta la nula interacción social y el aislamiento. En la actualidad, se habla de trastorno del espectro autista (TEA).

El cerebro de las personas con TEA se desarrolla de una manera diferente y, por tanto, usan la información de manera diversa a lo que se considera la generalidad. Por estas diferencias tienen dificultades para relacionarse y comunicarse con otros. Se trata de un trastorno de origen neurológico con el que se nace y se manifiesta desde los primeros años de vida. Se presenta mucho más en los varones (1 en 42) que en las mujeres (1 en 189).

Se usa el término “espectro” precisamente para destacar que hay diversos grados en que se presenta y afecta la vida de quienes lo tienen. En los últimos años se ha diferenciado con el nombre de síndrome de Asperger cuando los rasgos del TEA se presentan con menor grado de intensidad o sólo se comparten algunos. El Día Internacional del Síndrome de Asperger se conmemora cada 18 de febrero.

Los rasgos del TEA

Entre los rasgos más comunes del TEA destacan:

-Dificultades para expresar sus sentimientos.

-Problemas para comprender los sentimientos de otros.

-Deficiencias en la convivencia social por no saber interpretar mensajes no verbales.

-Dificultad para interpretar el lenguaje simbólico, es decir, chistes, bromas, sarcasmo, metáforas, etc., y otras formas de expresión que no usan el lenguaje tal cual.

-Marcada preferencia por las rutinas, a las cuales se apegan con rigidez y de forma repetitiva.

-Hipersensibilidad (y también en algunos casos, hiposensibilidad) a los estímulos sensoriales del tacto, oído, gusto y/o vista.

En México

En el país, cada 300 menores uno tiene TEA, y uno de cada 115 menores tiene síndrome de Asperger. Para facilitar la protección de sus derechos, en 2015 se publicó la Ley General para la Atención y Protección a personas con la condición del Espectro Autista.

Además de este marco legal que sin duda es un avance, las personas con TEA requieren de variados apoyos que les permitan avanzar para desarrollarse en plenitud y tener más posibilidades de relacionarse con los demás.

Para ello, en el país han surgido organizaciones de la sociedad civil que se distinguen precisamente por su compromiso en difundir qué son el espectro autista y el síndrome de Asperger para que la sociedad entienda mejor y coopere para facilitar la inclusión. Pero sobre todo su labor se centra en apoyar con terapias y asistencia para que puedan, en la medida de lo posible, ser autónomos e integrados a la vida familiar, escolar y social.

Entre las muchas instituciones destacan:

Centro de Integración Multidisciplinario de Última Generación (CIMUGA) para el tratamiento del autismo: Buscan brindar, a través de un grupo de expertos en diversas áreas, servicios terapéuticos desde temprana edad para desarrollar relaciones comprensivas, afectivas y felices entre padres e hijos y con la sociedad. Su lema resume muy sus objetivos: Social, feliz y autosuficiente. Trabajan en la Ciudad de México.

Asperger México, A.C.: Es una asociación sin fines de lucro que comenzó actividades en 2010. Su misión es promover la inclusión y la autonomía de las personas con síndrome de Asperger y sus familias. Están convencidos de que todas las personas deben ser incluidas, por ello buscan contribuir transformando a la sociedad para eliminar la discriminación.

Fuentes:

http://autismocimuga.com/

https://www.asperger.org.mx/

https://mundoasperger.com/nacer-crecer-y-vivir-dentro-del/

https://kidshealth.org/es/teens/autism.html

(Visited 19 times, 1 visits today)