LA INFLUENCIA DE LA MÚSICA Y SUS CONTENIDOS

14 febrero, 2022

Autor: Raúl Espinoza Aguilera

 

Cuando era adolescente se notaba claramente el modo de pensar de las personas de la década de los veinte y treinta porque se caracterizaban por tener una sensibilidad cargada de romanticismo. Les agradaba bailar el Charleston o el Foxtrot. Además, les gustaba escuchar las composiciones de Agustín Lara, de Ricardo Palmerín, de Guty Cárdenas, de María Grever. O bien, las interpretaciones de Emilio Tuero, Pedro Vargas, “Toña La Negra”, María Luisa Landín, Libertad Lamarque, Sarita Montiel.

 

O si les agradaba la música ranchera, preferían escuchar a Tito Guízar, a Jorge Negrete, a Lola Beltrán, a Pedro Infante o a los Tríos. En los años posteriores a José Alfredo Jiménez, Javier Solís y Lucha Villa donde los problemas sentimentales se resolvían en la cantina desahogando sus penas con un grupo de amigos. Como dice aquella canción de José Alfredo: “Quien no llega a la cantina exigiendo su tequila, / exigiendo su canción” (“Tu Recuerdo y yo”), que sin duda promocionó en algunos la afición por el alcoholismo.

 

La década de los años cuarenta y cincuenta recibió la influencia militar ya que miles y miles de soldados, durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), marcharon al frente para combatir contra los nazis de Adolfo Hitler, los fascistas italianos de Benito Mussolini, los japoneses, o bien, participando en la Guerra de Corea (1950-1953). En los centros educativos se tuvo la tendencia a impartir una educación más rígida y formal acordes con la época. Aparecieron las grandes bandas como la de Glenn Miller o la de Tommy Dorsey que interpretaban Frank Sinatra, Tony Bennett, etc. con los bailes del Swing o del Boogie Woogie.

 

En México y Latinoamérica floreció la música tropical procedente, sobre todo, de Cuba y Brasil: como la Cumbia, el Cha,, Cha, Cha o el Mambo. Ritmos alegres y contagiosos por naturaleza. Destacaron Celia Cruz (“La Guarachera”), la Sonora Matancera, la Sonora Santanera o Dinamita. Se respiraba un ambiente optimista y lleno de entusiasmo. Nadie suponía que el 1 de enero de 1959 el líder guerrillero comunista, Fidel Castro, impondría en Cuba un régimen dictatorial que acabaría con las libertades ciudadanas, cometiendo infinidad de crímenes abusos contra los derechos humanos.

 

En la década de los sesenta vino el cambio ideológico, una evolución en las modas y costumbres; con una inesperada revolución en el modo de pensar, de actuar y una brusca ruptura contra lo establecido por las generaciones anteriores. Esto se apreció en el mayo de Francia de 1968 y en muchos otros países como México, Alemania, Italia, Gran Bretaña…

 

El caso de Estados Unidos considero que fue un completamente aparte porque se comenta que algunos profesores de la Universidad de Stanford (ubicada a 56 kilómetros de San Francisco.) influenciados por las teorías del escritor Aldous Huxley (1894-1963) y autor de los conocidos libros “Un Mundos Feliz”, “Las Puertas de la Percepción”, “Contrapunto”, etc., propuso la experimentación con la droga L. S. D. (dietilamida del ácido lisérgico) que altera el sentido del espacio, la distancia y el tiempo, con sensaciones extrañas y emociones fuertes y cuyo efecto puede durar hasta 12 horas. Se trata de una droga alucinógena.

 

Estos profesores la consumieron y animaron a algunos alumnos de esta universidad a consumirla también. De ahí mismo nació el movimiento “Hippie” con su lema de “Haz la Paz y no la Guerra”. Se trataba de una ideología que proponía un cambio de actitud frente a los gobernantes que promueven el belicismo, de mantener una armonía con la naturaleza y el cosmos.

 

Comienza a surgir la música Psicodélica (producto del L. S. D.). Si antes eran ritmos alegres para jóvenes colegiales como el Rock and Roll o el Twist, a partir de esa nueva oleada la música conlleva mensajes importantes con la finalidad de cambiar la mentalidad de la gente joven.

 

De esta manera aparecen cantantes como Bob Dylan, Joan Báez, Donovan o grupos psicodélicos como “Cream”, “The Beatles” (en su segunda época), “Pink Floyd”, “Jefferson Airplane”, Janis Joplin, “Grateful Dead”, “Love”, “Jimi Hendirx Experience”, “The Doors”, “The Byrds” y muchos más.

 

Fue tan intenso el “bombardeo psicológico” en los jóvenes a través de los medios de comunicación, particularmente en la música, que llegó un momento en que muchos jóvenes deseaban experimentar con las drogas alucinógenas y también con el peyote, la marihuana, la cocaína, la heroína y fue impresionante el número de víctimas que fallecieron por sobredosis de drogas como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison (vocalista de “The Doors), Brian Jones ( del grupo “The Rolling Stones”), Syd Barret (líder, cantante y compositor de la banda inglesa “Pink Floyd”), Keith Moon, baterista del grupo “The Who”, Kurt Cobain, cantante del grupo “Nirvana” quien se suicidó.

 

Muchos otros actores, actrices, cantantes más recientes y figuras del espectáculo murieron por sobredosis. Y, por supuesto, millares de jóvenes en todo el mundo.

 

Este es el resultado de una generación que quiso cambiar el mundo, con lo establecido cuanto antes (“hoy y ahora”) y escogieron la pista falsa de las drogas o la adicción alcohólica.

 

 

(Visited 42 times, 1 visits today)